CON LAS MANOS EN LA MASA

Tarta de Cerezas  –                         CAPÍTULO – I

  • Sus tartas de fruta eran, únicas, insuperables e inimitables. Con solo cuatro simples elementos, por toda materia prima, masa, fruta, mantequilla y azúcar, y – un toque personal- como le gustaba decir con cierto retintín; era capaz de crear una exquisita y efímera obra de arte cibaria, solo al alcance de un puñado de afortunados paladares privilegiados.
  • Para los más escépticos, baste solo con decir que manejaba la masa con igual maestría que los escultores del Quattrocento al cincelar los bloques amorfos de mármol y que podía sublimar la quintaesencia escondida de la fruta con la misma pericia que un pintor del Siglo de Oro le exprimía el jugo a su paleta cromática

***********
                    Próxima entrega:       Capítulo – II:    EL QUINTO ELEMENTO
***********

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s