EL QUINTO ELEMENTO

Tarta de cerzas –                                     CAPÍTULO – II
  • Inmutable en el tiempo, la tarta siempre  se desarrollaba en dos actos. Uno, matemático, previsible y público, en el que intervenían los cuatro elementos citados. Y el otro, fantasioso, aleatorio y hermético, en el que brillaba en todo su esplendor el quinto elemento, el innombrable. Ése era su toque personal, su secreto mejor guardado, el sello y el alma de sus creaciones.
  • Se había convertido en un pasatiempo habitual -entre los comensales- hacer conjeturas, vagamente aproximativas, sobre ese quinto elemento, y aventurar hipótesis -siempre peregrinas y desencaminadas- sobre los ingredientes no triviales ni evidentes de la receta.
  • ¡Ay de aquel insensato que probase en serio a descubrir el pastel de la tarta! Más le hubiese valido intentar descifrar el producto encriptado de dos números primos. El pobre diablo ni siquiera podía imaginar la envergadura del doble reto al que se enfrentaba. El primero – titánico- hallar la correcta combinación de los ingredientes arcanos; el segundo -diabólico- averiguar sus proporciones áureas y canónicas. ¡Qué iluso!
***********
             Próxima entrega:        Capítulo – III:     LA FORTALEZA DEL SINSABOR
***********

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s