A SU SINO ¿QUÉ SINO SI NO?

Tarta de cerezas –                                    CAPÍTULO – V
  • Todo era inútil. Era una inútil. Sí, inútil, inútil, inútil; éste era el triple adjetivo descalificativo con el que se auto definía, se auto flagelaba y se auto compadecía, tras cada fallido intento.
  • No hacía falta ser muy perspicaz para darse cuenta que el uso y abuso de este vehículo expresivo, sin freno ni control, no presagiaba nada bueno. El accidente – previsible e inevitable – no tardaría en llegar.
  • Ella, sin embargo, alegre en su desgracia, despreocupada, ajena al mundo exterior, seguía a sus bolas, rodando por la pendiente que la conducía inexorablemente hacia su destino.
***********
                Próxima entrega:     Capítulo – VI :    AUTO SACRAMENTAL
***********

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s