Arròs amb fesols i naps de pato

Ingredientes: (Fácil – T: min 90′-para 4P.)
  • 1/4 de pato troceado 
  • 1/4 kg de costilla de cerdo troceada
  • 1 tomate + 2 ajos,  rallado junto
  • nabo + apionabo al gusto
  • 250g de judías blancas cocidas al natural
  • 200 g de arroz
  • aceite de oliva, sal, azafrán (colorante)
Preparación: 
  1. En una cazuela holgada calentamos el aceite hasta que alcance la temperatura adecuada y sofreímos  los trozos de pato y costilla, previamente salados, hasta que estén bien dorados por todos lados.
  2. Añadimos el tomate rallado con el ajo, damos unas vueltas y esperamos a que reduzca y se caramelice.
  3. Agregamos los nabos troceados, trabamos y cubrimos de agua. Al final, justo antes de poner el arroz, debe quedar aproximadamente un litro de caldo.
  4. llevamos a ebullición, tapamos la cazuela, bajamos el fuego al mínimo  y dejamos cocer hasta la carne esté tierna y el caldo reducido ( si ha reducido mucho añadimos un poco de agua para conseguir la cantidad deseada de caldo).
  5. Rectificamos de sal, damos color con el azafrán y sacamos dos cucharones de caldo. Los mezclamos con las judías y lo trituramos junto hasta reducirlo a un puré uniforme y cremoso. Reservamos.
  6. Añadimos el arroz y dejamos cocer, con la cazuela destapada, unos 18′, removiendo de vez en cuando.
  7. Apagamos el fuego, añadimos el puré de judías, mezclamos bien, dejamos reposar 5′ y ya está listo para servir.
NOTAS:
  • El arroz debe quedar meloso, es decir,  ni excesivamente seco, ni excesivamente caldoso
  • En la receta original los ingredientes principales son del cerdo: costilla, pata, morro, oreja e incluso morcilla de cebolla y blanquet. El pato es un componente secundario.
  • En la receta original las judías se dejan enteras, y la cocción de los ingredientes es en crudo, es decir,  la carne no se sofríe. Solo a mitad cocción, al caldo, se le añade  una cucharadita de pimentón dulce, sofrito rápidamente en aceite de oliva, y no lleva tomate ni ajo.
  • Esta receta de arroz está ya documentada en algunos recetarios del siglo XVIII, y alcanzó una gran popularidad desde finales del siglo XIX hasta los años 60. Hasta el punto de que el poeta Bernat i Baldoví le dedicó un poema que alcanzó en su tiempo gran popularidad. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s