Compota de albaricoque

  

 Ingredientes: (Muy fácil – T:20′)

  • 1/2 kg de albaricoques de temporada
  • 2 ó 3 cucharadas soperas de azúcar colmadas

Preparación:

  1. Partimos en dos los albaricoques y les quitamos el hueso. Laminamos las mitades
     
  1. En una cazuela holgada ponemos los albaricoques y el azúcar.
     
  1. Encendemos el fuego y lo dejamos al mínimo, de manera que los albaricoques vayan sudando,  cociéndose en su propio jugo. Dejamos unos 15′ como máximo. (No es conveniente que los albaricoques estén muy hechos). Removemos una vez a mitad de cocción.
     
  1. Apagamos el fuego, pasamos todo por la batidora eléctrica hasta que la compota adquiera la consistencia deseada – ligeramente granulosa o fina como una crema. Dejamos enfriar y la guardamos en la nevera tapada con film de cocina hasta el momento de utilizarla.
     

NOTAS:

  • Una vez lista la compota, para potenciar su sabor, podemos añadirle una o dos cucharadas soperas de mermelada de albaricoque y mezclar bien. El sabor queda más nítido.
  • La compota de albaricoque puede tomarse tal cual o como complemento de otros postres. Acompañada de helado de vainilla o de turrón –maridaje perfecto-, nata, caramelo líquido, o dulce de leche; más alguna galleta de almendra, barquillo, etc.  queda un postre de lujo.
  
  • Es ideal preparar la compota cuando vemos que nos van quedando albaricoques en la despensa que empiezan a arrugarse y no nos apetece ya comerlos frescos, o cuando tenemos albaricoques excesivamente maduros.
  • Esta compota sirve de base a una mousse de albaricoque que está que se sale.
  • Añadiéndole a la compota unas hojas de gelatina sirve para glasear algunas tartas de fruta. Y queda sobresaliente con las tartas de queso.
  • La compota aguanta perfectamente en la nevera -consevada como he ddicho- más de dos semanas.
  • Esta compota suele ser un punto ácida -en función de la variedad y el grado de madurez de los albaricoques- por ello, la cantidad de azúcar es meramente indicativa. Si vemos que, a nuestro gusto, necesita un poco más de azúcar, se añade et voilà!.
  • Puede utilizarse como sustitutivo de la mermelada de albaricoque, pero hemos de tener en cuenta que no es una mermelada, así pues una vez utilizada la guardaremos siempre en la nevera y como máximo por un periodo de dos semanas. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s