CRÓNICA-110713: Les melons nouveaux sont arrivés

  • Hoy he abierto el primer melón de la temporada. Cuidado – hace ya varias semanas que vengo comiendo melón en general – porque me estoy refiriendo al melón de J-Faco. Actualmente se conocen un sinnúmero de variedades diferentes de melones desde las más conocidas -piel de sapo, Canarias o Cantaloup- hasta la raza exótica de los deliciosos melones de Uzbequistán.
  • Los melones de la foto están ligeramente clavillats -agrietados- Son los mejores. El clavill lo provoca el exceso de azúcar del melón que hace que éste se resquebraje. A pesar de todo cuando les clavamos el cuchillo, para cortarlos, el melón se raja completamente produciendo un ruido característico, señal acústica inconfundible de un melón 10. Estos melones, por desgracia, no se comercializan porque hay que consumirlos rápidamente, por lo tanto solo pueden adquirirse en el lugar que han sido recolectados.
 
  •  Todos los melones criados en los pueblos de Aa, lLl, Xs y Ma, tienen merecida fama de ser exquisitos. El que luego se salgan de sabor depende exclusivamenete del buen tino del labadror que los corta. El melón que nos ocupa se cultiva en la partida de la Marina de Xs.
  • Posiblemente sea en Xs donde se dan los mejores melones de los cuatro pueblos citados. Pero no todos los melones de Xs saben igual. Solo hay dos partidas que pueden disputarse la primacía, la Marina y les Encordaes.
  • Para mi la palma se la lleva la Marina, por su tierra y por su agua. La tierra de esta partida es de un característico color negro debido a su alto contenido en humus. No hay que olvidar que en tiempos no tan remotos, esta era una zona cenagosa y en la que aún pervive, en algún paraje semioculto, su espíritu de humedal. Por otra parte el sistema tradicional de irrigación de los campos sigue siendo el de sabadany –pequeñas acequias de medio metro de ancho por medio de profundidad excavadas en la tierra y que surcan esta partida como una red arterial- Este método permite que el agua que fluya por el sabadany, de forma constante y continua, e irrigue por capilaridad los campos. Con lo cual las matas disponen permanentemente del agua necesaria para su completo desarrollo, de forma ininterrumpida, desde el momento de su plantación hasta el momento de la cosecha. Añadamos a lo dicho el clima y ya tenemos la tríada armónica capaz de producir un fruto de la tierra sin comparación posible.
  • Si el melón anterior ha sido criado y seleccionado por la mano experta de J-Faco entonces nos vamos a confrontar a la experiencia -cada vez más rara- de la excelencia y la perfección.
  • Supongo que más de un lector pensará que exagero. A lo dicho solo quiero añadir dos cosas.
  • Hace unos años, al principio del verano,  un amigo mio, conociendo la merecida fama de los melones de Xs, me pidió que le recomendase algún sitio donde pudiese adquirirlos con total garantia. Como no podía ser de otro modo le hablé de los melones de J-Faco. Me dijo que compraría uno y según como saliese compraría más o no. Ya no nos volvimos a ver hasta el mes de septiembre. En nuestro primer encuentro después de las vacaciones, entre otras cosas, le pregunté por su experiencia con los melones. Me contestó que solo compró el primer y único melón.  Ante mi asombro, sonrió y me dijo que una sola llesca (corte) de melón le había producido tal subida de azúcar en la sangre  -es diabético- que se asustó de tal modo que decidió no repetir la experiencia – para gran disgusto de mi familia, añadió-
  • Y ya para finalizar. Entre los múltiples clientes de J-Faco se encuentra FP -sí, el presidente del equipo de fútbol del RM– que le compra los melones exclusivamente para su uso personal y familiar desde hace ya varios años.
  • Una vez leí un artículo de una revista gastronómica, en el que un español manifestaba, en una extensa entrevista, que había viajado hasta Japón exclusivamente con un único objetivo; tomar fideos soba, que eran la especialidad centenaria de un pequeño restaurante de Tokio. Me pareció algo digno de admiración -y de emulación-. En justa reciprocidad me parecería igualmente admirable que un japonés viajase hasta Xs con el único objetivo de probar el melón de J-Faco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s