Guacamole con nachos

 

DSC_6850

 

Ingredientes:

  • 3 aguacates maduros
  • 2 tomates medianos maduros
  •  pimiento y cebolla al gusto
  • aceite de oliva, zumo de limón
  • sal, pimienta, pimentón y cominos molidos al gusto
  • nachos -para acompañar-

Preparación :

  • Pelamos los tomates, los partimos por la mitad y les quitamos las semillas dejando solo la pulpa. Los troceamos groseramente y los pasamos a una ensaladera holgada
  • Rallamos, o picamos fino, el pimiento y la cebolla sobre el tomate ( cuidado con la cebolla porque resalta sobre los demas ingredientes).
  • Pelamos los aguacates, troceamos la pulpa y la unimos al resto de las verduras . Con un mazo de mortero lo machacamos todo groseramente hasta conseguir una masa trabada, más o menos grumosa según el gusto de cada uno.
 
  • Salpimentamos, añadimos el zumo de limón, el aceite, el pimentón (dulce o/y picante) y el comino; al gusto. Mezclamos bien con el mazo. Tapamos con film transparente de cocina y guardamos en la nevera hasta el momento de servir
 DSC_6850

NOTAS:

  • La textura original del guacamole es  grumosa, así pues no conviene, para acabar antes, utilizar la batidora.
  • El comino molido debe notarse en el sabor final del guacamole.
  • El guacamole original es picante. Esta versión es suave, pero si quereís intentar darle un toque picante, probad con Cayena, guindilla, chiles, ajís o pimentón picante . De todas manera mucho cuidado, sobre todo en los primeros intentos.
  • La cebolla y el pimiento son la percusión de este concierto gastronómico, deben contribuir a la sinfonía, pero sin que se note demasiado.
  • Es habitual servir el guacamole con nachos de maíz.
  • Si disponemos los ingredientes de que consta el guacamole en un plato de ensalada -lo deconstruimos- obtendremos una ensalada mexicana

DSC_6926

  • En algunos lugares de América al aguacate se le llama también palta; desde muy antiguo ha tenido connotaciones eróticas y se le han atribuido efectos afrodisíacos. Aguacate proviene de ahuacatl,  palabra utilizada por aztecas y nahoas. En la lengua original, significaba testículo, con lo cual se hacía una doble referencia: a la forma del fruto y a su poder (sic) para despertar y reavivar la pasión sexual. Los cronistas de Indias, viajeros y naturalistas hicieron del fruto grandes elogios, haciéndose eco de las tradiciones indígenas. Percatados de su alto valor nutritivo y energético lo enviaron a la Península, donde se aclimató facilmente en la costa mediterránea -Se conservan documentos del siglo XVI en los que ya consta que había aguacates adultos el jardín del arzobispo de Valencia-…
  • …. Se sabe también que Luis XV de Francia se aficionó a ellos al final de su reinado con la esperanza de reavivar su declinante capacidad amorosa. La bonne poire (buena pera), como la denominaba el rey, le llegaba desde Haití y alcanzaba precios exorbitantes. Se la preparaba su amante y favorita, la marquesa de Pompadour y al fallecer ésta, su sustituta, Madame du Barry. Mientras la mujer del rey, María Leszczynska, digna y discreta, se entregaba a los placeres de la mesa de los que era devota practicante. Sus pantagruélicos atracones le provocaron más de una indigestión que la pusieron al borde de la muerte; tanto que en más de una ocasión se le tuvo que administrar la extremaunción.

Un comentario en “Guacamole con nachos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s