Berenjenas a la llama

Ingredientes:

  • berenjenas
  • leña para hacer fuego

Preparación:

  • Hacemos la instalación necesaria para encender el fuego y esperamos a que se avive
  • Colocamos una parrilla encima de las llamas, procurando que quede estable, y colocamos encima las berenjenas, en contacto con la llama viva. Las dejamos unos 5 min.
  • Les damos un cuarto de vuelta y las dejamos 5min. adicionales. Dos nuevos cuartos de vuelta de unos 5min. cada uno. Con unas tenazas, procurando no quemarse, las tocamos y si notamos que están tiernas y no ofrecen resistencia, ya están listas. En caso contrario las dejaríamos unos minutos adicionales por la zona que ha quedado un poco firme
  • Las cogemos por el rabo con unas tenazas, procurando no romper la piel y las pasamos a una fuente para que se entibien
  • Una vez las podamos manipular; con un cuchillo les cortamos el rabo y las pelamos, procurando retirar completamente la piel. Reservamos y ya están listas para usar según la receta escogida.

NOTAS:

  • Es conveniente asarlas a la llama, enteras, sin pinchar la piel y con su rabo, es por ahí por donde las podremos coger y manipular fácilmente sin desgarrar la piel
  • A pesar de lo que pueda parecer sólo se achicharra la piel de las berenjenas, la carne queda tierna, blanca, con un ligero toque dorado en la zona de contacto
  • Es conveniente pelarlas nada más podamos hacerlo para que la carne de berenjena no tome un sabor excesivo a humo
  • El tiempo de asado es indicativo, depende de lo vivo que sea el fuego, del tamaño de las berenjenas y de lo tiernas que estén
  • El mismo proceso puede utilizarse para asar pimientos carnosos
  • Las berenjenas ahumadas son una verdadera exquisitez, una vez que se han probado, su sabor es difícil de olvidar
  • Las podemos hacer a la plancha, obviamente estarán exquisitas pero no tendrán el toque ahumado que las caracteriza
  • Un sucedáneo consiste en asarlas al horno, o a la plancha, y sazonarlas con sal ahumada
  • Es una vieja receta típica de las marjales de Valencia que se ha ido transmitiendo de madres a hij@s de generación en generación
  • La forma de apreciar todo su sabor es tomarlas, tibias, espolvoreadas con ajo y perejil picado, bien regadas de aove y un toque de escamas de sal

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s