COMO-SOY: apuntes para una charla – 210614

COMO – SOY 
  • Como – soy. 
  • Si, habéis leído bien, tenéis ante vosotros un texto sobre comida y cocina
  • Somos porque comemos y comemos porque somos
  • La comida y la existencia forman un todo compacto e indivisible. La vida sin la comida, es inconcebible e inviable.
  • La Humanidad está construida y cimentada sobre dos pilares irreemplazables, la comida y el sexo. La comida nos mantiene vivos como individuos y el sexo como especie.
  •  Aunque parece obvio que para preservar la especie, mejor con individuos bien alimentados
  • Tratar de comida o de cocina está considerado como un tema menor. Y ya si lo hacemos de Gastronomía –Oh mon Dieu, quelle frivolité!.-
  •  A lo largo de este artículo voy a intentar convenceros de lo contrario.
  •  A la comida le ocurre un poco como a la salud, solamente se la valora cuando se ha perdido
  •  La ausencia de comida nos conduce al hambre. Esta palabra, en frío y fuera de contexto, no nos dice gran cosa. Es una palabra  banalizada en nuestra sociedad occidental. Podríamos escuchar  a alguien quejarse amargamente: –Me estoy muriendo de hambre- y lo más probable es que quisiera manifestar su deseo de comerse un donuts de chocolate.
  •  Sin embargo el hambre sin adjetivos, la desnutrición severa, el hambre que el individuo percibe como una señal de riesgo de muerte inminente, según un reciente informe de la ONU,  afecta a más de 800 millones de personas..
  •  El hambre en una lacra de la Humanidad y está considerada como una maldición bíblica. De hecho, la Biblia la considera como uno de los cuatro jinetes del Apocalipsis, junto a sus inseparables compañeros,  la  Guerra, la Peste y la Muerte
  • El hambre extremo, conduce al individuo o a la colectividad a reacciones extremas. El hambre puede provocar revoluciones, guerras; o episodios puntuales de canibalismo. Quién no conoce el cuento de Pulgarcito o el del Ogro que se come a los niños. Esos cuentos son ecos lejanos de las terribles hambrunas que se vivieron en la Europa medieval. 
  • Y sin embargo el hambre endémico que asoló la España de los Austrias hizo florecer una literatura genial y única, la Literatura del Hambre, que fructificó en auténticas joyas literarias;  Guzmán de Alfarache, el Lazarillo de Tormes o el Buscón.
  •  Pues bien, según ese mismo informe de la ONU, parece ser que a los cuatro jinetes anteriores les ha añadido un compañero de correrías, que cabalga sobre un caballo percherón, y al que nos cuesta asociar con los demás. Ese quinto jinete es el Sobrepeso
  •  Pero a pesar de su aspecto simpático y bonachón, afecta ya a 1400 millones de personas en el mundo -aproximadamente un 20%-, ese porcentaje asciende a más del 60% en EEUU. 
  • El sobrepeso es responsable directo del 23% de los problemas cardiovasculares diagnosticados y del 44% de la diabetes, sin contar su incidencia en algunos tipos de cánceres.
  • El sobrepeso provoca 3’4 millones de muertes al año. Y se constata que sus efectos son más devastadores que los del tabaco, pero,  mientras que contra el tabaco la sociedad está sensibilizada y los gobiernos están tomando medidas más o menos eficaces; contra la obesidad nadie se decide a -si me permitís la paradoja- hincarle el diente. 
  • Y al igual que existe una Literatura del Hambre, también existe una Literatura del Exceso; la que se dio en la Francia del Renacimiento, quedando para la posteridad autores como Rabelais y personajes como Gargantua y Pantagruel
  • Voy a proponeros ahora un sencillo ejercicio de Matemáticas: -Que no cunda el pánico porque solo emplearemos las tablas de multiplicar. Y no saquéis las calculadoras porque solo vamos a utilizar la tabla del 1- Si hubiese cálculos mas complejos los haré yo.
  •  Este ejercicio no pretende ser riguroso pero sí aportar algunos números que siempre logran esclarecer el discurso .
  •  Desde el día que nacemos hasta el día que morimos -fijaos en la precisión temporal- necesitamos comer y, claro está, comprar comida.
  •   Imaginémonos que cada uno de nosotros gastase al día, en comida, 1€. Si multiplicamos 1€ por los 7000 millones de seres humanos que poblamos el planeta obtenemos un total diario, en comida, de 7000 millones de euros.
  •  Si hacemos el cálculo anual de gasto obtendremos una cantidad superior a 2’5 billones – con “b” de barbaridad- de euros. Para hacernos una idea de lo que esa cifra representa, se trataría de una cantidad superior al  PIB anual de Francia.
  •   Así pues el sector agro-alimentario  puede codearse en plan de igualdad con la industria: petro-química, farmacéutica, automovilística, aero-espacial, atómica, militar, Internet o cualquier otra que se nos ocurra….
  • Os dejo unos cacahuetes de aperitivo -eso sí fritos con miel y un toque de pimienta- a modo de reflexión. Pensad en el dinero que manejan las grandes cadenas de hipermercados, o de comida rápida y no digamos -porque son muy discretas- las grandes multinacionales que controlan las investigaciones sobre transgénicos o las patentes de animales, semillas y plantas.
  •  Desde Hipócrates se conoce la máxima: “Somos lo que comemos”  
  •  Comer es un privilegio reservado a los seres vivos, pero …
  •  Cocinar es privilegio reservado a los seres vivos inteligentes, racionales. 
  •  Los monos no cocinan. El hombre es el único animal que cocina.
  • Desde el origen de la especie, en cualquier época, cultura o lugar del planeta, el hombre ha sentido dos impulsos irrefrenables. Uno, manipular, elaborar, transformar los alimentos que iba a comer para hacerlos más apetecibles; lo cual nos lleva directamente a la Gastronomía. Dos, obtener bebidas fermentadas con un grado de alcohol más o menos elevado.
  •  El gran biólogo Faustino Cordón publicó un libro en el que sostenía  la tesis -no sin cierta polémica- de que “Cocinar hizo al hombre”. En resumen venía a decir: Imaginémonos un poblado de hombres primitivos. Durante el día todos los miembros de la tribu se dedican a su actividad principal: conseguir alimento. Unos cazando y otros recolectando tubérculos, bayas, raíces, brotes, frutos salvajes, miel, huevos, etc. Al caer la noche, todos se agrupan alrededor de una gran hoguera comunitaria que les proporciona protección, calor y  comida apetitosa -la que se está asando, cociendo o guisando, sobre las brasas, las llamas o los rescoldos-. Esta agradable espera, alrededor del fuego, mientras se sirve la cena, propicia la socialización del grupo y la aparición, desarrollo y perfeccionamiento del lenguaje.
  •  Así pues a medida que el homínido va aprendiendo y perfeccionando lass técnicas de cocina va transformándose, poco a poco y casi sin darse cuenta, en un homo sapiens sapiens.
  •    Por cierto, hablando de cocina y lenguaje; estudios realizados en los países más desarrollados -que tienen comunidades de inmigrantes significativas- demuestran, sin ningún género de duda, que perdemos antes la  lengua que la cocina de nuestros antepasados. La excepción sería la comunidad sefardí que, a pesar de los siglos transcurridos desde su expulsión, siguen conservando viva la cocina y la lengua de su Sefarad que los expulsó.
  •  La comida y la cocina han acompañado al hombre desde la noche de los tiempos y podéis apostar sobre seguro que lo seguirán acompañando por los siglos de los siglos .
  • La relación del ser humano con la comida es una de las más íntimas que puedan darse. Qué nos llevamos a la boca, introducimos en nuestro organismo y acabe formando parte de nuestro ser. No es de extrañar pues, que la Historia de la Humanidad y el Arte estén llenos de restos de cocina. Están ahí, omnipresentes, pero en la mayoría de los casos pasan completamente desapercibidos.
  • Vamos a tomar un ejemplo sencillo: una manzana
  •  El origen de todas las desgracias de la Humanidad fue una manzana. Imaginémonos un lugar maravilloso, paradisíaco;en él Adán y Eva viviendo felices y despreocupados. Cuando de repente aparece un tercero en discordia, la serpiente, que tienta a Eva con una manzana. A partir de ahí la historia es de sobra conocida
  • Uno de los doce trabajos de Hércules, el onceavo,  fue robar las manzanas del jardín de las Hespérides. Esas manzanas tenían la virtud de proporcionar la inmortalidad a todo aquel que las comiese. Los autores clásicos estaban convencidos de que ese jardín existía en realidad y, según el geógrafo Estrabón, estaba situado en Tartesos, un lugar impreciso de Andalucía.
  •  Otra manzana famosa fue la manzana de oro que la diosa de la Discordia  dejó como regalo a la más bella de las diosas. Tras una acalorada disputa, Paris, en su calidad de árbitro, la adjudicó finalmente  a Afrodita, que le había prometido el amor de Helena, esposa de Menelao. Ambos amantes huyeron a Troya y desencadenó la Guerra. Este relato constituye el nacimiento de la Gran Literatura Occidental porque un poeta sin par -Homero- tuvo la genial idea de plasmar en una novela inmortal -la Ilíada– los relatos más o menos orales que circulaban sobre la misma.
  • Si nos proyectarnos a la Suiza medieval del siglo XIV, vemos una manzana colocada sobre la cabeza de un niño y atravesada por la flecha de una ballesta, que ha disparado su padre Guillermo Tell. Este episodio forma parte del mito fundacional de la Suiza cantonal. Y esta manzana atravesada por una flecha  representa la lucha de los pueblos por su dignidad y su libertad; contra la opresión y la tiranía.
  • Si pasamos a la Inglaterra del siglo XVII, aparece en escena un personaje descansando plácidamente a la sombra de un manzano. De repente una manzana excesivamente madura se desprende del árbol y le da en la cabeza. Este hecho que en cualquier mortal hubiese provocado un aluvión de palabras esdrújulas malsonantes, es el click que necesitaba Isaac Newton para elaborar y desarrollar la ley de gravitación universal  que sienta sólidamente las bases la física moderna. Se sigue discutiendo aún si este episodio sucedió en realidad o es una leyenda, en todo caso Voltaire hace referencia a él en sus escritos al regresar a Francia de su exilio inglés; y parece ser que el autor la contó también a unos amigos íntimos al final de su vida
  •  Y, cómo no, en toda historia de manzanas no podía faltar una manzana envenenada. La mayoría habrá pensado en la manzana de Blancanieves. Pero voy a referirme a otra manzana envenenada. La que mordió el gran matemático Alan Turing,. En su juventud y al frente de un equipo de matemáticos desencriptó el código de la maquina Enigma, fabricada por los nazis, que les servía para enviar mensajes cifrados; gracias a lo cual -y según los expertos- la duración de la 2ª Guerra Mundial se acortó en dos años. Además está considerado como el padre de las ciencias de la computación y pionero y precursor de la Informática. Alan Turing era homosexual, en 1952 fue denunciado y juzgado por un tribunal inglés. Fue condenado y se le dio a escoger entre, dos años de prisión firme o la castración química. Eligió la castración que lo convirtió en una piltrafa humana, desesperado se suicidó mordiendo una manzana que previamente había envenenado con cianuro.
  •  Las malas lenguas aseguran que esa manzana mordida es hoy en día el icónico logotipo de una conocidísima multinacional de la Informática. Sus directivos lo niegan.
  •   Pero, como diríamos en francés: “Cherchez la pomme”
  •  En estas líneas he intentado convenceros de que comida y cocina están ligados profundamente al progreso, el bienestar,  el desarrollo de la economía, la cultura, y  la civilización
  •  Pero, como no estoy muy convencido de mis dotes de persuasión os propongo -para casa- un pequeño y sencillo ejercicio dirigido a los más escépticos
  •  Una vez allí os acomodáis en la mejor habitación que tengáis, cogéis un paquete de botellas de agua mineral y toda esa serie de artilugios electrónicos nos hacen ser peta-felices y estar peta-conectados. -Os recuerdo que el prefijo matemático peta significa diez elevado a quince; que traducido a lenguaje comprensible significa mogollooooooooooooon- y pedimos a alguien de nuestra confianza que nos encierre bajo llave y que no nos abra bajo ningún concepto en 24h. Seguro que pasado ese tiempo mejorara sensiblemente vuestra opinión sobre la comida. Para los casos más difíciles, para los muy recalcitrantes, les recomiendo repetir el experimento, sin interrupción, cuantas veces sea necesario. Os garantizo que antes de acabar la semana todos coincidiereis conmigo en que con la comida no se juega
  •  Volviendo al principio del texto, a los dos pilares que sostienen la Humanidad, la comida y el sexo, quiero despedirme con  dos citas, en las que no nos será difícil coincidir
  •  Una bíblica, que nos será de gran utilidad al inicio del camino – Creced, es decir comed, y multiplicaos, es decir multiplicaros-
  •  Y la otra no, que nos reconfortará al final: -Los placeres de la mesa son los últimos que nos quedan cuando se han agotado todos los demás- incluido el sexo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s