Patatas de pastor

Ingredientes:

  • patatas
  • grasa de riñón de cordero
  • aceite, sal y pimienta recién molida

Preparación:

  • Pelamos y limpiamos las patatas. Las cortamos a gajos irregulares como si fuera para hacer patatas bravas
  • Troceamos el sebo de cordero
  • Calentamos el aceite en una sartén, añadimos los trozos de grasa y les damos unas vueltas.
  • Agregamos la patatas, removemos para unificar y tapamos la sartén.
  •  Bajamos el fuego y proseguimos la cocción a fuego suave, removiendo regularmente y a fondo 
  • Cuando las patatas están tiernas y bien doradas, las destapamos y acabamos la receta removiendolas suavemente unos minutos con ayuda de una espátula 
  • Servimos inmediatamente y cada comensal utilizará el molinillo de sal y pimienta, al gusto.
  • Pueden tomarse tal cual, acompañadas de una buena ensalada de lechuga aliñada con una generosa vinagreta o utilizarlas como  guarnición de un plato de carne

NOTAS: 
  • El nombre de la receta me lo he inventado porque titularla: patatas salteadas con sebo de cordero hubiera hecho desistir a más de uno/a…. y sin embargo se trata de una receta de patatas de autentico lujo. 
  • Esta receta está inspirada en un plato de la cocina popular francesa, la fricaude. Es un plato que se elabora durante la matanza del cordero. Se prepara salteando patatas junto con los despojos del lechal: riñones con su grasa, hígado, criadillas… hasta que los ingredientes estén perfectamente dorados
  • Si al final vemos que ha quedado aceite en exceso lo podemos quitar y dejar las patatas secas, escurriéndolas o dejándolas  unos segundos sobre papel absorbente de cocina.
  • Los trozos de sebo al final quedan muy crujientes y sabrosos a pesar de las apariencias. se pueden comer como si fuesen chicharrones de cordero, vale la pena probarlos. La conjunción de sabores, chicharrón-patata, es sencillamente sublime.
  • Si las patatas son de calidad, la receta no necesita nada más. De todas maneras le podemos añadir casi al final de la cocción ajo laminado. O antes de servir, en la mesa, un toque de hierbas aromáticas.
  • Para aligerar el plato he sugerido acompañar las patatas de una ensalada de lechuga aliñada con una vinagreta. Es el complemento perfecto
  • La grasa que hay que utilizar es la mencionada, emplear cualquier otra nos llevaría a unos sabores totalmente distintos. Si no disponemos de grasa del riñón podemos sustituirla por tacos de pecho de cordero, preferentemente de la parte más grasa. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s